Nesta web as cookies son utilizados para fins estatísticos para optimizar a función e, así, proporcionar contidos adaptados aos seus intereses. Se preme "continuar" , concordas con estas condicións. Máis información.

Populares de Pontevedra

  • Domínguez carga contra la acumulación de retrasos en las obras del BNG y del PSOE en Pontevedra, y propone una reducción de impuestos para los comercios afectado 

    • El presidente de los populares de Pontevedra, Rafa Domínguez, ha relacionado la falta de trabajo del Gobierno local con que las obras no se hagan en tiempo y forma: “La desidia y el retraso ya son la norma en este Concello”
    • El paseo litoral a Marín y las obras en Loureiro Crespo han ocupado gran parte de la denuncia de Domínguez, y sobre estas últimas: “Lo que no puede ser es que unas obras que iban a durar once meses doblen el tiempo de ejecución”
    • Domínguez estima que la senda hacía Marín estará cerrada “meses e incluso me atrevería a decir que años, y supondrá un sobrecoste para Pontevedra”

     

    Pontevedra, 15 de julio de 2021.- El presidente del Partido Popular de Pontevedra, Rafa Domínguez, ha cargado este jueves contra los “continuos retrasos en las pocas obras que se están realizando en la ciudad”. El popular ha arrancado esta comparecencia informando que apenas “se ha ejecutado el 12% de las previsiones presupuestarias para la ciudad para este año, y como a mes de mayo solo se habían abonado 3,2 de los 26 millones para el presente ejercicio”. “La parálisis absoluta de la Ronda leste o la ausencia de trabajos en el nudo de bomberos son dos ejemplos claros de este abandono, o la ausencia de cualquier nueva iniciativa en la ciudad por parte del gobierno central”, ha destacado Domínguez, que se ha referido específicamente a dos obras “que se están retrasando de forma dramática”:

    La primera obra a la que ha hecho referencia Domínguez es el paseo peatonal hasta Marín: “Hace unas semanas denunciamos que esta senda peatonal estaba terminada y no se abría. Al poco se nos contestó que era inminente la apertura. Finalmente, hace dos días, nos enteramos que la segunda parte de la obra presenta nuevas necesidades, que se ha anulado el proyecto original y se hace uno nuevo. El propio PSOE confirma que se espera que el trámite sea largo y que el paseo permanecerá cerrado al público”.

    Este hecho ha sido calificado por el popular de “absoluta vergüenza”: “Una tomadura de pelo, por lo que exigimos la apertura inmediata del tramo que está terminado, porque según estos plazos es posible que no lo puedan abrir hasta dentro de dos o tres años, conociendo los tiempos que se gasta el PSOE en Pontevedra. Es inadmisible que tengan una parte de la obra terminada y no sean capaces de abrirla. Es un desprecio a todos los pontevedreses por parte del Gobierno central”.

    La segunda obra que ha analizado Domínguez es la Loureiro Crespo y el barrio de O Castañal, “que ya parece la obra del Escorial”. “Una obra necesaria, que tenía un presupuesto de más de dos millones de euros, que se les prometió a los vecinos que iba a estar en 11 meses, terminando el 25 de marzo de este año. Y ya estamos a mitad de julio y se anuncia esta semana un nuevo retraso, como mínimo hasta noviembre. Una cosa es un retraso y otra que se duplique el tiempo en una obra que se va a prolongar hasta los 22 meses”.

    “Si tuviésemos un alcalde que estuviese pendiente de las obras, un alcalde que trabajase, que estuviese en la calle, en contacto con los vecinos o que pudiese presionar a la empresa, no se consentirían estos retrasos que generan tanto y tanto perjuicio para los comerciantes y para los vecinos. Nosotros abogamos porque a los comerciantes de la zona donde se hacen obras y que les perjudica se les aplique una reducción de los impuestos de esos comercios durante el tiempo que estén afectados”, ha propuesto el popular.

    Para rematar, Domínguez ha incidido en que el nivel de obras del Concello es “muy bajo” y el de Estado “está bajo mínimos”. “Las únicas obras que avanzan y se están cumpliendo son las de la Xunta de Galicia. Si no fuera por ellos, las actuaciones en Pontevedra serían nulas”. “Cuando se encarga una obra no solo llega con presentar el proyecto. Hay que estar a pie de la obra, vigilar que las cosas se hagan en tiempo y forma. Y, aquí, la desidia y el retraso son la norma”.